La Lobería

La Lobería es un paraje costero con una urbanización simple en el que se halla emplazado un caserío de unas 70 propiedades, cuenta con una proveduría y confitería («Lo de Beto»), un destacamento policial, una sala de primeros auxilios, servicio de guardavidas durante la temporada, un predio provincial concesionado que brinda servicios en la playa y al ingreso de la misma: quiosco, restaurante/confitería («Restingas»), teléfono público, mirador costero, estacionamiento, baños públicos, transporte motorizado para descender y ascender a la playa.

Tanto La Lobería como el centro de interpretación (distante a unos escasos 3 km. de distancia) que se encuentra sobre la reserva faunística de lobos marinos a cargo del cuerpo de guarda ambientales provinciales, conforman el área protegida provincial de «Punta Bermeja». Sus principales atracciones son la visita al mirador de los lobos y al centro de interpretación, el esparcimiento vacacional en el marco de sus extensas, apasibles y majestuosas playas, y la práctica de algunos deportes como el parapente o el surf.